viernes, 1 de febrero de 2008

Primer día de curro

Para ser mi primer día no ha estado nada mal, tengo unas cuantas anécdotas para recordar sobre las 4 horitas que he pasado en mi centro de trabajo.
Primero cogí uno de los autobuses candidatos (ahora creo que lo voy a descartar por uno express, pero bueno, esta mañana era candidato aun) y mientras iba escuchando música me he ido fijando en las calles por las que pasaba. En un momento, cuando he alzado la vista me he quedado perpleja mirando un paseo marítimo con la playa al fondo. Había gente paseando perritos, otros haciendo jogging... no se, no me lo esperaba...
He tardado 1h y 15 minutos de puerta a puerta, más de lo que pensaba, pero bueno, no está del todo mal.
Cuando he llegado me han confirmado que no tengo acceso al edificio porque no tengo una cuenta de correo electrónico de la UCD, y no tengo cuenta porque no tengo un "personal number". Trabajamos en ello y el lunes me darán una cuenta temporal y supongo que el martes ya tendré acceso.
Tampoco tengo mesa ni ordenador y soy el único miembro de mi equipo, aparte del jefe, claro, así que de momento estoy muy bien atendida. Mi jefe me ha preguntado qué prefiero que me compre, si un ordenador de sobremesa o uno portatil, y la verdad, no me decido ;-) En el laboratorio sí tengo sitio, la pena es que de momento se encuentra ocupado por todos los botes de reactivos debido a un "escape de agua". Bueno, tampoco pensaba utilizar el laboratorio así a corto plazo, porque aun no se qué tengo que hacer...
Cuando mi jefe me ha encontrado (yo ni me acordaba de él), me ha dicho que hoy había un seminario muy interesante a las 12 y media, y que sería bueno que asistiera. Entre tanto, y para hacer tiempo, nos hemos ido a tomar un café. Supuestamente me iba a invitar, pero lamentablemente no aceptaban tarjetas y he pagado yo. El pobre se ha quedado más cortado que una paraguaya ;-D Hemos estado hablando un poco de trabajo y otro poco de la vida en general, y me ha hecho ilusión ver lo que apuesta por mí este hombre, espero no cagarla, porque ha dejado caer que trabajaré con ratones (y sí, eso supone matarlos...), y ya estoy casi casi comiendome las uñas. Me ha dicho que se alegraba que no hubiera conseguido otro trabajo antes, porque desde el primer momento tuvo claro que me quería a mí para el puesto, si es que se me suben hasta los colores de pensarlo...
Como se acercaba la hora del seminario, hemos bajado a la sala y me he comido un par de sandwiches (parece ser que para estos seminarios ponen comida gratis) antes de entrar. Me he quedado de cuadros cuando el que daba la conferencia ¡era él! Claro, con razón decía que era interesante... El colmo de los colmos ha sido cuando, a pesar de no estar entendiendo prácticamente nada, he visto algo que me sonaba y que no esperaba ver nunca más: macrófagos, citoquinas, interferón, interleukinas... (Ro, te suena???) y mis ojos se han abierto como platos. Vuelvo a mis orígenes, los cultivos celulares, con el agravante de que ahora además mataré ratones y examinaré sus maltrechos pulmones.
Suena totalmente asqueroso, pero espero sobrevivir.

3 comentarios:

adanin dijo...

Animo y que tengas muchísima suerte!!!

Rocio dijo...

Bueno guapa, parece que al final te sirve de algo el tiempo que gastamos con las brujas...y no te preocupes, lo de matar ratones es un mal trago pero es como tod, al final piensas que es por una buena causa...ánimo y suerte

iamsogreat dijo...

Mira que me dan asco... pero no se, es leer "matar ratones" y ays de repente me parecen hasta tiernos.
Con las citonosequé y el internosecuanto, ahí ya me pierdo, pero en fin, que haya suerte.

Un saludo.