martes, 19 de febrero de 2008

Pocas novedades

Después de la marcha de la visita (Los Peter han estado aquí con nosotros una semanita) nos hemos quedado un poco tontos. Vamos, que eso de que te planchen la ropa, hagan la cena, bajen la basura y sobre todo, le echen un ojo a Jimena no tiene precio. Bueno, no es que hayamos descansado mientras han estado aquí, que la verdad es que no, porque entre pitos y flautas se nos hacia tarde para acostarnos (ya sabéis que yo me acuesto a la hora de las gallinas) y encima hemos estado (y aun seguimos) con mocos y toses, pero no está mal que vengan a vernos de vez en cuando.
Por lo demás, no tenemos demasiadas novedades que contar, por no decir ninguna... Jimena sigue hecha un bicho, al menos 3 veces a la semana me hacen algún "comentario" sobre su comportamiento en la guarde. No es mala, ya lo sabemos, es inquieta, y como una de sus últimas hazañas tenemos el rescolgarse de la puerta del horno que obviamente se abrió debido al peso con el consiguiente trompazo de Jimena. A eso hay que sumarle el que ahora una de sus aficiones favoritas es subirse a la repisa de la ventana o al brazo del sofá, o si es posible jugar a pasar de una a otra... También es cierto que tiene otras menos peligrosas, como jugar a la "guarde" con todos los peluches. Todavía siguen sin hacer actividades en la guarde que tiene Jimena, pero al menso ahora hacen algo más que dormir y recibir broncas de Jimena si no se portan bien. Ahora también les pone panales, así que cada tarde coge un punado de panales de los suyos, claro y se los lleva para ponérselos a cada uno de sus muñecos. Es un espectáculo verlos luego a todos con su panal correspondiente.
De momento está aprendiendo a comer sola, menos el puré que suele ser mas liquidillo, suele hacerlo bastante bien. El petit es lo que más mola verla comerse, da un poco de miedo hasta que la cuchara llega a la boca, pero la verdad es que no suele manchar nada, excepto a ella misma, se entiende. Sin embargo de la leche últimamente como que pasa, y la mayor parte de las mañanas se va casi sin desayunar al cole. Supongo que allí cogerá con ganas el snack de las 10...
También parece que quiere vestirse ella sola, ayer en la guarde me comentaron que se había puesto una chaqueta (no suya, por supuesto) y que no había manera de quitársela. Es otra de las cosas que está aprendiendo, más bien que ha aprendido, lo que es suyo, es suyo (de hiiiimena, o solo de mena, según le parezca) y lo que no es ni de papa ni de mama, también es suyo. Vamos, que salvo nuestra ropa y nuestros abrigos y zapatos, todo lo demás es de Jimena. Bueno, el mando a distancia tampoco es suyo, es de Jorge, ya se sabe, el que manda... manda ;-D
En el trabajo tampoco tengo muchas novedades. Sigo sin trabajar demasiado, aunque al menos hago algo... Ahora me dedico a contactar con los representantes para ver si me hacen ofertas sobre el material que queremos comprar y que compraremos cuando por fin tengamos donde ponerlo, que aun no sabemos nada... En fin, que de momento sigo llegando tarde y marchándome pronto. No está nada mal empezar así, aunque tengo que reconocer que me gustaría empezar a hacer algo pronto (no tengo claro como de pronto, pero pronto).

1 comentario:

Beatriz dijo...

Que bueno que juegue a "guardes", me parece curioso.
Respecto a lo del trabajo... ya vendrá más y estarás agobiada, así que disfruta de estas jornadas-funcionario.
Saludos!