lunes, 10 de noviembre de 2008

Hola cama, adios cuna

Hace ya varias semanas que habíamos encargado la nueva camita para Jimena, pero no sabíamos cuando nos iba a llegar, así que, sin tenerlo planeado, el jueves recibimos la cama y el colchon y, aprovechando que estábamos en casa porque Jimena estaba malita, la montamos y esa misma noche la estrenó.
Parece que no le ha sentado demasiado mal separarse de su cuna, de hecho la cama nueva también se llama cuna según ella, y eso sí, la antigua sigue siendo de su propiedad, ¡y que le digan lo contrario!
Como decía, Jimena ha estado malita con una candidiasis oral. Aun no se ha curado, pero va muchisimo mejor. Los dos primeros días no quiso comer nada de nada, porque la dolía mucho, casi ni bebia agua, pero la pobre tenía hambre, así que intentarlo sí que lo intentaba, pero al ver que dolía lo dejaba. Creo que el miércoles fueron dos bocaditos de salchicha y uno de un aspito (y eso que le encantan), el jueves ya fue mejor y se tomo dos sopas de sobre y un actimel, y el viernes se desquitó comiendo fideua, Jorge estaba asustado.
Como le dolía tanto la boca no podía (muy a su pesar), usar el chupete, más conocido como "titi" en su lenguaje, ni tampoco el bibi de por la noche, así que hemos aprovechado para eliminarlos del todo. Eliminar el titi ha tenido como consecuencia que tarda mucho mas en dormirse porque se está un buen rato cantando canciones o contando en español y en inglés, y que cuando se despierta por la mañana, aunque sea temprano, tampoco es capaz de volverse a dormir, pero bueno, se acostumbrará poco a poco (espero). Con el bibi pasa mas o menos lo mismo, también la relajaba a la hora de irse a la cama, y ahora pues se va a dormir como una moto, pero lo peor es que hemos disminuido y mucho el volumen de lacteos que ingiere, asi que estamos ofreciendole actimeles y yogures en cuanto podemos. Esperamos poco a poco volver a recuperar el ritmo...
Por otra parte, y ya que nosotros le hemos "quitado" cosas, ella nos ha quitado el único rato de relajación que teníamos los fines de semana: su siesta. El miércoles fue el último día que durmió siesta, y la durmió porque no pegó ojo en toda la noche porque la dolía la boca. Desde entonces, nada de nada. No se si esto será recuperable o no, pero me temo que nos enfrentamos a una nueva etapa con Jimena... se nos ha hecho mayor...

2 comentarios:

Beatriz dijo...

Esstoooo...qué es un aspito?
Espero que tengáis paciencia, que hasta los 18, como mínimo, no se os va. Bueno, allí creo que es a los 21... :-S

Anónimo dijo...

Que grandes avances ultimamente!! Si es que se nos hacen majores. Cristina