jueves, 9 de agosto de 2007

La odisea de la vacuna

Dado que Jimena empezará a ir a la guardería la próxima semana, pensé que era mejor tener las vacunas en regla, y como aquí la vacuna "triple vírica" se pone a los 12 meses (de 12 a 15, y en España es a los 15 directamente), pues pensaba ponérsela la semana que viene. Menos mal que dentro de la lista de cosas que tenía que hacer antes de incorporarme al mundo laboral decidí hacer ésta de las primeras, que sino... me veo yendo a España a vacunar a la niña.
Resulta que el martes voy al Jervis Medical Centre, donde supuestamente Jimena tiene su médico "de cabecera" para pedir una cita para vacunarla, y cuando ayer miércoles, a las 10:30 nos presentamos allí para ponerle la vacuna me dicen que como no he hecho las visitas del embarazo en su clínica, que no me la vacunan, que es su política. Con los ojos como platos les explico que si la niña ha nacido en España es un poco complicado que yo haya seguido su "programa para embarazadas", a lo que muy amablemente me contestan que donde haya nacido la niña es igual, que yo me puedo ir a dar a luz donde me parezca, pero que ellos se tienen que embolsar las visitas del embarazo para luego vacunarme a la niña, es la política de la cínica. Perpleja me dejó la señorita, así que nos salimos y llamamos a otra clínica que nos recomendaron por allí cerca. Curiosamente la recepcionista no sabía si ellos seguían o no la misma política, pero de cualquier manera tenían su cupo de bebés completo (¡oiga! ¡que sólo es una vacuna!), así que nada que hacer.
Indignados hasta las cejas nos dirigimos al Health Centre a hablar con Heather, nuestra Public Health Nurse, que como siempre, no estaba, pero nos atendió muy amablemente (esta vez en serio) su compañera Deirdre (la nurse de Irene, que suerte tienes, es maja, maja) y nos dijo que no se lo podía creer, que era alucinante y que iba a hacer un par de llamadas a otros médicos y a Heather a contarle el tema. Por la tarde me llamó Heather, tan resuelta como siempre, para decirme que no sabía que aconsejarme, que unos médicos ponen la vacuna y otros no ( en dos palabras, IM-PRESIONANTE) y que me pase a recoger un listado de los médicos que hay en los alrededores para llamarlos y ver si alguno quiere vacunar a Jimena. Llegados a este punto yo ya echaba fuego por la boca y Jorge amenazaba con hacer las maletas y volvernos a España, ESTO ES DISCRIMINACIÓN.
Esta mañana (9:30h) llamé a nuestra médico antigua, para ver si ella lo haría, y su recepcionista me dijo que estaba casi segura que no había ningún problema, pero que no obstante lo consultaría y me devolvería la llamada. Parece que empezamos a entendernos, pienso yo, pero una hora más tarde seguían sin llamar, así que me fui directa al Citizen Information Centre a ver que me aconsejaban (10:30h).
Esta vez los que se quedaron perplejos fueron los dos chiquitos que me atendieron, no daban crédito a lo que les estaba contando, y después de un par de llamadas me pusieron en contacto con otra persona de algún organismo oficial de salud para que le contara mi caso. De paso se ofrecieron a redactar en mi nombre una carta de reclamación-denuncia al médico que no ha querido vacunar a Jimena para que no vuelva a suceder.
Llamé a esta Alison (11:15h) y me comenta que bueno, como no he vacunado antes aquí a Jimena, igual tengo que pagar la consulta... QUE TENGO QUE PAGAR EL QUÉ???? PERO NO ES GRATIS???? Bueno, si, pero claro, resulta que la vacuna de los 12 meses se les paga a los médicos junto con la de los 6 meses, y claro, blablabla, pero que llamará a su colega no se quién para ver que opina del tema, porque ella lleva otros temas de salud. Vale, de oca a oca y tiro porque me toca.
No se con cuántas personas he hablado del tema, pero bueno, me llama otra mujer (12:00), esta vez una Dr. "Algo", pero no pillé el nombre. Esta sí que estaba indignada, jeje, indignada del todo, déjalo en mis manos me ha dicho, que voy yo a llamar a tu antigua médico a ver que me dice (porque aun no me habían devuelto la llamada y eran las 12), porque tienes derecho a que la vacunen y blablablabla. A las 12:30 me vuelve a llamar, que ha hablado con la recepcionista y que le ha dicho que estaba casi segura que no había ningún problema, que habían estado muy ocupados y no me habían podido llamar, pero que su enfermera se pondría en contacto conmigo (vaya, esto me suena... parece que volvemos al principio otra vez... a esperar la llamada...), y que me comenta que si no consigo solucionarlo que la vuelva a llamar, pero que cree que esta vez va en serio y que en esa clínica finalmente vacunarán a Jimena.
Cruzo los dedos.
13:30h Por fin recibo la maldita llamada. La enfermera Emma me confirma que mañana a las 11:15 vacunará a Jimena y se hará una copia de su cartilla de vacunaciones para tenerla ellos en sus propios archivos. ¡¡ALELUYA!! Parecía que esta pesadilla no iba a terminar nunca (diría que me ha quitado el sueño, pero mentiría, soy de sueño profundo, jeje), peeeeeeero, finalmente se ha arreglado. Lo que no se es si Jimena me lo agradecerá mañana cuando sufra los pinchazos...
Está claro, this is Ireland, hacemos lo que nos sale de las narices y punto.
10/08/2007 Ya hemos puesto a Jimena las vacunas, y la pobre, como es tan buena, hasta le ha sonreído a la enfermera después de los pinchazos... Ha llorado un poquito en el segundo, pero se le ha pasado enseguida, aunque estoy segura que, como dice Vir, ella habría estado igual de contenta o más sin la vacuna, porque la enfermera (muy amable y simpática, por cierto) nos ha avisado de que, al tratarse de una vacuna "viva" pueden salirle ronchones en unos diez días y como siempre existe la posibilidad de que esté un par de días con febrícula. Hay que ver lo que les hacemos pasar a estos pobres con lo pequeñitos que son...

6 comentarios:

BigFredi dijo...

Jojojojo, y todavía no has empezado a trabajar.

Ahí vas a descubrir el "this is Ireland".

Me alegro de que se haya arreglado.

El día que estuvimos con Victor, Magda, Jorge y Natalia, Jorge comentó que a él le pasó lo mismo con una vacuna de Carla y que lo arregló por las mismas. Reclamando a instancias superiores.

Bueno, a ver que opina mañana Jimena.

Carlota dijo...

No, si al final va a ser mejor volverse pa España, jeje, ¡miedo me da el día que empieze a trabajar!

Ociore dijo...

Supongo que tener un hijo te compensa de muchas cosas... pero leyendo esto, de verdad, se me quitan aún más las ganas... :P

Beatriz dijo...

Me alegro que se haya solucionado.
Ya sabes, si no quieres más problemas con la sanidad, debes de alimentar y mimar mucho a la Nena, para que crezca sana y fuerte ;-)
Saludos!

Anónimo dijo...

Esto es increible. Que tontos que somos en España, que ademas de ser gratis, da igual de donde vengas y las vacunas que tengas puestas, se ponen todas las faltan y si apuras alguna más. Claro que para nosotros es una ventaja. Me alegro que al final se haya solucionado, aunque Jimena seguro que preferia seguir sin la vacuna.
Besitos.
Vir.

Anónimo dijo...

También le pude dar algunas décimas de fiebre en una semana.
Besitos
Vir.