jueves, 3 de mayo de 2007

La primavera

Hace ya más de un mes que la primavera llegó a Dublín, y parece que ha decidido quedarse. Esto, por supuesto, tiene sus ventajas y sus desventajas. Para mí, todo son ventajas, el sol, los días más largos, estar a gusto por la calle, poder pasear con Jimena, ir al parque... peeeeeero, la falta de lluvia hace presagiar una incomprensible (si, esto es Irlanda, llueve mucho pero no guardan el agua, que le vamos a hacer) sequía este verano, y por supuesto que en el momento que corten el agua, veré las desventajas de esta primavera, segurísimo.
Como de momento sólo tengo ojos para las ventajas, estoy disfrutando mucho. Esta mañana, a pesar de que hacía sol, como todas las mañanas, he salido con mi jerseicito, fino, pero de manga larga, porque siempre (esto sigue siendo Irlanda, insisto, aunque a veces casi me olvide de ello) hace viento y me he encontrado con que no, hoy no había viento. Hoy ha sido uno de esos días veraniegos en los que ni el viento soplaba y la gente iba (hoy lo entiendo) en chancletas (flip-flops como dicen aquí). Pues nada, mi jerseicito fino y yo, bueno, y Jimena, claro, nos hemos metido en Penneys a comprar una camiseta de manga corta y una manta. Diréis, sí, lo de la camiseta me queda claro, ¿pero la manta? ¿No hemos quedado en que hacía mucho calor? Que sí, que sí, que hace mucho calor, 25ºC por lo menos según mi termostato personal, y lo de la manta, tiene su explicación. Como las mañanas se nos hacen muy largas para estar paseando todo el rato (tres horas de paseo son una exageración), pues Jimena y yo nos hemos ido a St Stephens green a sentarnos en la hierba y a jugar un poquito. De ahí que necesitasemos una manta, que somos ambas muy fisnas y no queremos mancharnos los culetes de verde.
Jimena se lo ha pasado en grande. La he quitado la ropita para que no pasase calor y ha disfrutado muchísimo pegando voces y llamando la atención a todo el que pasaba por nuestro lado para que la dijese algo, encima si no se lo decían insistía, como a una pobre chica que estaba en una banco hablando por el móvil, hasta que no ha colgado y la ha sonreído no ha dejado de llamarla. Madre mía, ¿qué hemos hecho? ¿Es normal esta niña? Si es que entre lo cotilla que es y lo que le gusta ser el centro de atención, lo mismo nos sale titiritera...
En fin, que con lo ajetreado del día Jimena se ha dormido la siesta de después de comer antes de comer, así que se ha levantado muerta de hambre pero a su hora de hacer caca, y como parece que eso es algo bastante instaurado no quería comer pero lloraba porque tenía hambre (que disgusto, tener hambre y no querer comer porque se tienen otras necesidades más importantes...), así que he tenido que enchufarla un bibe, que se lo come más deprisa que el puré y dejarla hacer sus necesidades, pero claro, la siesta de después de comer ha dicho que pa mí, y claro, a la hora de merendar se ha quedado frita... Si es que no se le pueden cambiar los planes a esta muchacha, ¡que se nos descontrola toda!
Bueno, como ya ha dormido media reconfortante horita, me voy a despertarla, que sino esta noche también me va a decir que me duerma yo.

2 comentarios:

Ociore dijo...

Mujer, si os sale titiritera, digo yo que lo mismo pos podria "retirar" a Jorge y a tí...
Aunque con lo mal que anda el patio de titiriteros últimamente (fíjate en la Pantoja), mejor que os salga curranta... que al menos esos no blanquean dinero.. XD

Un besito!

Carlota dijo...

Juasjuasjuasssss
Estamos lejos pero superinformadas de todo, ¿eh? Si es que... hay que saber de tó.
Y lo de blanquear dinero... para eso, hay que tenerlo, ¿no? ;-)