viernes, 15 de enero de 2010

El circo versión irlandesa

Al igual que Rafa se queja del circo en España, aquí no se quedan cortos... más bien van "más allá", y sino... sigan leyendo.
El miércoles Jorge fue (con todos los papeles necesarios bien preparados) a registrar a Aldara, ya que en el hospital nos dijeron que teníamos que esperar 2 semanas y entre las fiestas y las visitas, pues ya nos pareció momento. Pero como él decía... "no las tengo todas conmigo..." y efectivamente, acertó.
Cuando presentó el certificado de matrimonio le mandaron pasar a una oficina para que le atendiera otra persona. Él pensó "qué bien, así tardaré menos", porque había una buena cola para registrar bebés, pero nada más lejos de la realidad... La nada amable mujer le comunicó que, una modificación de la ley irlandesa de hace un par de meses hacía que, en este país, los matrimonios celebrados en embajadas no sean válidos. A CUADROS ME QUEDÉ...
Según ella teníamos varias opciones, la que ella recomendaba era volvernos a casar pero esta vez aquí, en Irlanda, y así nos evitaríamos problemas, pero oiga, yo pensaba que para casarse se necesita demostrar que se está soltero... pues no, se ve que aquí con tu palabra (aunque en nuestro caso sería una mentira) es suficiente, dices que estás soltero y listo, te creen.
La otra opción era registrar a la niña como NEVER MARRIED (osea, que nunca hemos estado casados) y en este caso tendríamos que ir los dos a hacerlo. Esta parece la opción más viable, dado que no queremos casarnos dos veces (ni siquiera queriamos casarnos una, así que esto está pasando de castaño oscuro) y de que, investigaciones posteriores me han llevado a saber que, el registro puede modificarse en caso de que la ley vuelva a cambiar, y ademas, el estado civil de los padres no aparece en el certificado de nacimiento. En este caso, y para evitar el que nos digan que mentimos puesto que sí estábamos casados, nos proporcionarían una carta-certificado diciendo que no han aceptado nuestro matrimonio como válido, pero adjntarían el certificado al registro para que quedara constancia.
La tercera opción es ir a las cortes para que reconozcan nuestro matrimonio, pero esto implica meterse en abogados y en lios de juicios y demás, pero si no dan marcha atrás con este absurdo imagino que será la medida a tomar a la larga...
Tras el cabreo inicial, el jueves Jorge fue a la embajada a ver que le decían, y sí, efecivamente los irlandeses se han vuelto locos y en la embajada han tenido que dejar de celebrar bodas hasta que esto se solucione. Según ellos somos los primeros españoles a los que les pasa (que suerte, para algo en lo que somos los primeros..), pero les ha pasado a ciudadanos de otros países europeos ya y por tanto están en negociaciones (al parecer tendrán el lunes una reunión los consules de las distintas embajadas afectadas) a ver si consiguen algo, porque la cosa es gorda... Para más inri, esto es con caracter retroactivo, así que, los que ya tienen un hijo y éste fue registrado como hijo de padres casados, ahora al inscribir a otro tendrá que ser de padres no casados... de risa.
Como podeis suponer, de momento sólo puedo decir una cosa... que me han dejado sin palabras
... continuará...

2 comentarios:

Maria J dijo...

Que fuerte... ayer estabamos todos alucinando cuando nos lo contaba Maria. Sé que es un rollo lo de las denuncias, pero lo que está haciendo irlanda es claramente ilegal y viola los acuerdos de la unión europea.

Laura dijo...

Ostras!!!! Se les ha ido la pinza....
Espero que entren en razon y que volvais a ser matrimonio legal. Oye, si os obligan a casaros de nuevo, a lo mejor os pagan la luna de miel: preguntadlo a la seniora tan simpatica que atendio a Jorge :). Suerte!