jueves, 16 de abril de 2009

Hormigas cinematográficas

El pasado sábado me tragué por enésima vez “Ant Z”. La película no es gran cosa, aunque para la sobremesa me parece una opción más que interesante. El argumento es sencillo. Una hormiga neurótica trata de romper el sistema totalitario de su sociedad y ganarse el amor de la princesa del hormiguero. Frustrado por siempre trabajar "para la comunidad", se rebela tímidamente contra ella, mientras los altos mandos planean ir a la guerra con otros insectos para garantizar su seguridad…”. Lo más destacado, por decir algo, es que es una de las primeras películas animadas enteramente por computadora. Y digo yo, tanta computadora, y tanta tecnología, y no son capaces de darse cuenta de cómo es una hormiga. Estas cosas, como hombre de ciencia que soy, me tocan la fibra sensible.

Primero, empezaremos por la clase práctica. Las hormigas son insectos, y como tales son animales invertebrados con un cuerpo dividido en 3 partes bien diferenciadas, cabeza, tórax y abdomen, 2 antenas que salen de la cabeza, y 3 pares de patas que parten del tórax. Tan sencillo como eso.


Segundo, analizamos a la hormiga Z. No está del todo mal, tiene 6 patas, aunque el primer par esta algo separado de los otros 2 pares. Además no queda claro de donde salen estos 2 últimos pares, si del tórax o del abdomen. Le daremos un notable bajo.


Tercero, echamos un vistazo a otras “célebres” hormigas.
Flik, la hormiga de “Bichos”. Sólo 4 patas y encima el segundo par sale del abdomen. Al menos la forma anatómica de nuestra amiga es más que aceptable. Le pondremos un aprobado.

La hormiga “Ferdi”. También sólo 4 patas, pero al menos salen del tórax. Aparte de las zapatillas y los guantes, lo que más me descoloca es esa especie de pañuelo que la podría confundir con una mariquita. No creo que llegara al aprobado.


La “hormiga atómica”. De esta no merece ni hacer comentarios. Tiene hasta barriga cervecera. Un suspenso.

Otro caso curioso es el de la famosa abeja Maya.


Las abejas son anatómicamente similares a las hormigas, como se muestra en la foto de abajo, aunque este insecto tiene 2 pares de alas que salen del tórax. Si comparamos con Maya, ésta no llegaría al aprobado. No obstante, dado que los avances tecnológicos eran más que reducidos por aquel entonces, lo dejaré en aprobado.



Lo que no llego a entender es porque la “moderna” abeja de Bee Movie sigue pareciéndose tanto a Maya. Bueno, al menos las zapatillas van a juego con el cuerpo.



He estado intentando encontrar alguna película en la que la protagonista, ya sea hormiga o abeja, se ajuste a la realidad. Todavía no la he encontrado. Esto debe ser “deformación” profesional, o que simplemente estaba aburrido y me apetecía hacer un poco más de bulto en el blog.

2 comentarios:

cristina dijo...

Que reflexion hormiguita!!!!
Saludos desde Estrasburgo

Beatriz dijo...

jejejejejeje, me ha encantado este análisis de la vida animal en el cine!
Besos desde madrid!!!