domingo, 8 de marzo de 2009

Caminante no hay camino, se hace camino al andar

El pasado jueves hicieron 3 años de mi llegada a Irlanda. Todos los que leéis nuestro blog, sabéis que en general no he tenido ningún problema con el “curro”. Al contrario, me han tratado y me siguen tratando fenomenal. Otra cosa muy distinta será ver si la crisis llegará a afectar al campo de la Investigación. En principio el Gobierno irlandés prevé una mayor inversión en I+D, o al menos es lo que se rumorea. Ya veremos. Pero más allá de lo meramente profesional, con lo que realmente me quedo es con la experiencia tan enriquecedora que estoy viviendo como padre y como emigrante.

Nos marcan unas pautas a seguir, unos caminos a recorrer, para llegar a unas metas que se supone que nos darán la plena felicidad, olvidándonos que somos nosotros mismos los que podemos trazar nuestro propio camino y disfrutar de cada paso que damos para poder alcanzar ese “sueño” tan lejano. Quizás ese sueño no lo alcancemos, pero al menos estaremos disfrutando de cada momento que vivimos. Es duro tener responsabilidades, y más duro aún es dejar tu tierra porque no encontrabas el camino que tú querías trazar. A día de hoy seguimos trazando ese camino lejos de casa, y lo vamos disfrutando porque cada paso que damos nos ayuda a construir nuestra propia casa, ese casa que siempre llevas contigo. El día de mañana, si tenemos suerte seguiremos en la senda, o lo mismo tendremos que coger un camino que no queremos tomar según las circunstancias, pero al menos seguiremos siendo libres para decidir que hacer en cada instante…

Hace años intentaba seguir esas pautas marcadas, pero la experiencia de estos 3 años me ha hecho ver la vida de otra manera. La vida no es un trabajo, ni un éxito, ni tener esto o tener lo otro. La vida son sentimientos y para ello necesitas gente a tu lado, a tu familia, a tus amigos. Eso es realmente lo que te llena plenamente. Quizás diga todo esto porque de momento tengo dinero en el bolsillo y la suerte de trabajar en algo que me gusta, o simplemente quiera justificar las decisiones que voy tomando en mi vida. No lo sé, seguiremos caminando…

“Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar…”





2 comentarios:

Beatriz dijo...

La vida son sentimientos... que bonico y que razon tienes!!!! y aunque no trabajaras en lo que te gusta y te faltara el dinero, se basaría en lo que estás contando en el post.
Un saludete y a seguir así de bien!!!

Stiletto dijo...

Nunca me lo había planteado así pero también opino lo mismo: hay cosas secundarias pero los sentimientos no lo son. No importa donde estés ni qué estés haciendo, sino con quién estés y lo que sientas en cada momento.

¡Me ha gustado mucho el post! Aunque todos tengamos que afrontar estos "tiempos interesantes" espero que salgamos de ellos con recuerdos, más experiencia y más fuertes.

Muchos besos,
Maria